La importancia de las artes escénicas en la salud mental

Todos conocemos un enfermo mental. Es una persona que en un momento dado se transformó. En realidad, nos movemos en una contradicción, porque, por un lado, es una persona que conocemos y amamos pero, por otro, el trastorno mental tiene un estigma social terrible: una persona extraña, diferente, violenta, mala, que duele los otros, que cuando no se toma la medicación mata a alguien …

A través del teatro nosotros podemos mostrar «otra» realidad de la salud mental. La verdadera realidad. Hay que empezar a ver la salud mental desde un punto de vista que no sea exclusivamente el sanitario. Y es que, si se plantea crear un grupo cultural o artístico según los parámetros que se miden en una consulta sanitaria, no se llevarían a cabo … Es el hecho de trabajar con personas con trastorno mental mediante un recurso cultural lo que permite dar un punto de vista muy diferente, positivo, enriquecedor … Un enfoque diferente de la enfermedad y de las personas que la padecen.

Está claro que para llegar a este conocimiento es fundamental la implicación emocional, o sea, estar presente con empatía, con el valor de dejarte ir, de arriesgarte y implicarte, de formar parte. Y entonces las cosas funcionan y puedes crear un grupo, una compañía, un lugar que es tu espacio, tu gente, con quien estás bien, con quien celebras, ríes, te enfadas …

Crear una Compañía Estable en salud mental es importante, para que las personas con trastorno mental viven en un mundo que en cualquier momento se puede derrumbarse, inestable y muy frágil. Se aíslan y quedan solas … ¿Cómo se sale de esta soledad? Ni las pastillas ni la terapia son la solución. Una compañía estable es una excelente solución … Y es que con los años tendemos a dejar de jugar, dejar de pensar, de ilusionarnos, de soñar … Y, de acuerdo, no tendrás » una banda de rock and roll «famosa, ni harás bolos superestelars … Pero ten tu banda…